Historia del Centro

El Colegio de la COMPAÑÍA DE MARÍA, más conocido desde antiguo como  “LA ENSEÑANZA“, es una Institución viguesa abierta a la cultura y a las gentes  desde 1886, siempre con una dinámica de adaptación a la sociedad procurando responder a las necesidades de escolarización y exigencias educativas.

Fue fundado por la Religiosas del colegio de Santiago de Compostela, a petición del P. Carrera S.J., dada la necesidad que presentaba la Ciudad  de no tener ningún centro dedicado  a la  enseñanza. Fue, por tanto, el primer Centro Educativo religioso en la Ciudad de Vigo.

El 12 octubre de 1886 se iniciaron las clases en la C/Real nº 10. Al aumentar considerablemente el número de alumnos se hizo necesario pensar en encontrar otro espacio más amplio.

Así el 1 de febrero de 1890 se inaugura el nuevo Colegio  situado en la C/María Berdiales. En el año 1891, un 6 de septiembre, tiene lugar la bendición de la Iglesia iluminando la fachada con la siguiente frase: CONVENTO DE LA ENSEÑANZA.

En 1942 se amplía el colegio al ir aumentando el número de alumnas construyendo un nuevo edificio en la C/Ecuador, iniciando en él las clases en el curso 1967-1968.

En 1977-78 se realiza la fusión de dos Instituciones: Compañía de María y Hnos. Maristas haciendo así realidad algo que no existía,  un BUP y COU mixto  con titularidad Compañía de María. Fue una solución a necesidades  del momento  y fuimos pioneros  en realizarla. Dicha fusión finaliza en junio de 1999.

El Colegio Compañía de María sigue a partir de esta fecha comprometido con todos los niveles  educativos de infantil a bachillerato, inclusive.

 

 

 

ADAPTACIONES DEL EDIFICIO

 

• Pabellones deportivos cubiertos: C/Ecuador, el 25 mayo de 1985 y C/Colmeiro Laforet, en enero de 1990.

• Año 2000: adaptación de la parte ocupada anteriormente por las religiosas para utilizarla exclusivamente como colegio y remodelación de E. Infantil.

• Construcción de un nuevo Salón de Actos en el año 2009.

 

Lo importante en el Centro es la adaptación que siempre ha tenido al momento histórico que le toca vivir; el cuidado en albergar en su interior un Claustro de Profesores volcados no solo en la transmisión de conocimientos sino también preocupados en anunciar valores, actitudes básicas en el crecimiento de los alumnos.

Estamos en el siglo XXI, seguimos educando en Proyectos y buscando lo esencial: formar hombres y mujeres para la vida, sin olvidar jamás, como dice Montaigne, “que de  nada sirve conocer el movimiento de los astros, si no se controla uno a sí mismo, si no se conocen  y ennoblecen los movimientos del propio corazón.”

Queremos educar según el Proyecto Educativo de la Compañía de María.